Estás aqui

¿Qué hacer con el insoportable en el trabajo?

Finanzas Personales / Trabajo y Educación

Bogotá, 10 Agosto 2016

 

¿Qué aguantar y qué no aguantar de las actitudes de sus compañeros?

Es lo que se pregunta cuando se siente estresado y no sabe qué hacer. Le aconsejamos cómo actuar ante esta situación.

La comprensión y la práctica de este valor pueden tornarse algo confuso, en tanto unos crean que ser tolerante es soportarlo todo y no refutar ante nada, mientras que otros creen que ser intolerante es llegar a la violencia, con  golpes y gritos. Aunque no vamos a hacer un análisis completo de lo que puede o no encerrar dicho valor, le contamos cuáles son algunas de sus definiciones y características: la RAE, (real academia española), por ejemplo, señala que la tolerancia es “el respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias”.

Por otro lado, con la declaración de principios sobre la tolerancia, los países miembros de la Unesco, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, adoptaron el 16 de noviembre de 1995, conmemoraron no solo este día como el día internacional de la tolerancia, sino que también le apropian un significado, que consiste en el respeto, la aceptación y el aprecio a la rica diversidad cultural y a las formas de expresión.

Recalca además que la tolerancia, no es sinónimo de concesión o indulgencia, es decir, que ser tolerante no es que  la persona sea  permisiva con todo. No es de ninguna manera que usted renuncie a sus convicciones personales, todo lo contrario que sea libre de escogerlas y que respete las de los demás.

Así, la armonía que caracteriza la tolerancia, la debe intentar manejar en los lugares donde transcurre su vida comúnmente, su casa, el estudio y el trabajo. Espacios donde tiene que compartir e inclusive trabajar en equipo. Lo que muchas veces le puede costar, porque no todas las personas tienen su mismo humor, carisma o personalidad y aunque no lo crea tan relevante, los comportamientos de algunos o el desagrado de otros, puede generar conflictos en las organizaciones y desestabiliza el clima laboral.

¿Cómo lo afecta?

Cosas tan sencillas como que a su compañero de al lado le guste escuchar cierto tipo de música y a usted no. Por esto, cuando se sienta incómodo o que se va salir de control, evalué su actitud, pues si se estresa muy fácilmente ni usted ni su equipo podrán trabajar bien. Además, como agrega Alejandro Paz, Manager de Michael Page: “cada trabajador debe guardar una imagen que refleje los valores de la compañía y si pierde el control de sí mismo, generará no sólo mal ambiente sino que también dejará en entredicho su integridad”.

Cuando una persona no es consciente de que está siendo intolerante y un poco cuadriculada con su actitud, afecta a la compañía donde trabaja lo que finalmente puede ser motivo de grandes discordias que lo lleven a la renuncia o peor aún al despido por parte de su jefe. Pues, una persona así, no aporta nada positivo a un equipo, ni a los objetivos del mismo. Así, una persona intolerante, aclara Camilo Correa, gerente regional occidente de Adecco Colombia, “promueve un mal ambiente y una mala comunicación entre su grupo, generando que las metas se individualicen y afecten la estrategia de la compañía”.

¿Hasta qué punto ser tolerante?

Usted debe conocer cuál es su límite, llega un momento en que se le ‘rebosa la copa’ ojala esto no le suceda con cualquier cosa o actitud. Sin embargo, si ve que el comportamiento de esa otra persona está afectando su tranquilidad y sobre todo su rendimiento laboral, entonces debe reportarlo con algún superior o mejor antes de formar ‘una tormenta en un vaso de agua fría’, aconseja Correa, que concilie, negocie, dialogue con ese compañero que le incomoda. Pero procure no hacerle solo, para evitar las discusiones, dígale a un tercero para que sirva como mediador y ayude en la solución.

¿Cómo evitar salirse de control?

De pronto, usted sea de esas personas que todo le molesta o le disguste, porque quizás está acostumbrado a cierto orden o manera de actuar, no le gusta la bulla sino prefiere la tranquilidad o al contrario y además se suele salir fácilmente de sus cabales con cualquier comentario. Si se reconoce en esta personalidad, le aconsejamos que intente no juzgar a los demás, que controle sus emociones y acepte las diferencias de esa otra persona. Piense primero con calma, si está fallando en algo o si es su actitud y no la de los demás, no se imponga, use las palabras para hacerse entender, comenta Correa.

Si después de hacer una autoevaluación, considera que definitivamente no encaja en su lugar de trabajo, lo mejor será que determine si ese ambiente  es idóneo para usted o si requiere un cambio en su vida laboral.

¿Cómo puede lograr ser tolerante?

Finalmente, los expertos consultados por Finanzas Personales, recomiendan que practique estos comportamientos y actitudes para que logre manejar este valor tan indispensable para su tranquilidad, la de sus compañeros y la de la compañía.

“Recuerde que las personas tienen malos días, sin embargo se convierten en un problema cuando éstos se vuelven constantes” - Alejandro Paz

  • Escuche a sus compañeros y reconozca sus diferentes puntos de opinión.
  • Identifique las diferentes personalidades de su equipo de trabajo
  • Maneje una buena comunicación verbal
  • Escuche, comprenda que todo aporte puede ser valioso no sólo para usted, sino para las personas de su alrededor o la empresa
  • Intente ponerse en los zapatos de los demás, pues no todos actuamos y respondemos de la misma forma.
  • Comprenda y respete las decisiones y formas de hacer las cosas de sus compañeros de oficina.
  • Recuerde que en la medida en que el ambiente sea más agradable, podrá desarrollar mejor sus actividades. No genere conflictos innecesarios por intolerancia
  • Evite las actitudes discriminatorias. ya que, usted también puede resultar diferente para los demás