Michas personas hablan de encontrar el equilibrio entre la vida laboral y personal como si ambas existieran por separado. Esta forma de pensar nos ha llevado a trabajar demasiado y a no dar prioridad a nuestro propio bienestar.

Aquí te dejamos cinco consejos para ayudarte a encontrar el tan anhelado equilibrio entre tu vida personal y laboral:

Se abierto sobre lo que necesitas

Es importante que cuando intentes cambiar tu situación en el trabajo, hagas una auto evaluación. Pregúntate si estás siendo lo más productivo posible (y ten en cuenta: quedarse en el trabajo hasta las 8 de la noche no es igual a la productividad). ¿Están tú y tu jefe contentos con tu rendimiento? ¿Se pueden hacer algunos cambios para mejorar tu situación? Si evalúas tu situación podrás tener una visión más amplia, dar un paso atrás y ver realmente lo que se puede hacer para mejorar las cosas. Muchos de nosotros no somos conscientes de que hay una falta de equilibrio. Tienes el poder de decidir cuál es la medida correcta para ti entonces, una vez que hayas hecho una valoración y visto lo que necesitas cambiar podrás abordar los problemas con tu jefe.

Respetar el equilibrio

Cuando tú y tú jefe han comprendido los cambios que debes hacer, deben llegar a un acuerdo donde todos puedan ganar de esta nueva rutina. Por ejemplo, si has decidido que salir del trabajo a las 5 pm es lo que necesitas, entonces se flexible y reconoce que quizás algún día te tendrás que quedar un poco más de tiempo.  

Gestiona tu tiempo

Muchos de nosotros estamos sobrecargados de trabajo porque nos olvidamos de administrar nuestro tiempo adecuadamente. Somos rápidos en llenar nuestras listas de tareas con cosas como escribir ese correo electrónico a John o empezar una presentación breve para el equipo, pero cuando se trata de cosas como el ejercicio o el cuidado de uno mismo, no aparecen en la lista de tareas. Si quieres tener realmente el equilibrio entre tu vida laboral y tu vida privada, tienes que priorizar y gestionar tu tiempo para poder dedicarlo a tu trabajo y a ti mismo. Consejo: ¡deja de hacer muchas cosas a la vez! Concéntrate en una tarea a la vez, hazla bien y luego pasa a la siguiente.

Aprende a decir no

A menudo nos encontramos ahogándonos en el trabajo y cuando un colega o gerente nos pide que hagamos algo, nos vemos obligados a decir que sí. Todos somos culpables de decir sí cuando en realidad queremos decir no. Ya sea por el deseo de complacer, el miedo a herir a alguien, el deber o incluso la necesidad de poder. Decir sí puede llevarnos a trabajar demasiado y a asumir más cosas de las que podemos manejar. Aprender a decir no, no es una tarea sencilla pero te beneficiará infinitamente. Una buena forma de evitarlo es simplemente decir no dando una breve explicación del por qué y si es necesario, proponer una solución alternativa que sea realista en el plazo solicitado. Steve Jobs dijo una vez que "concentrarse es decir no", así que si quieres concentrarte, empieza a aprender a decir no.

Si todavía estás luchando por mejorar el equilibrio entre tu vida y tu trabajo después de probar nuestros consejos, tal vez sea el momento de considerar un cambio de empleo.

Desarrolla tu carrera profesional - Consejos

¡Desarrolla tu carrera profesional!

Te ayudamos a alcanzar tus metas exitosamente.

Ver más consejos.